NOSOTROS

REFERENCIA HISTÓRICA

El actual Colegio fundado como Escuela Adventista “Bartolomé Mitre”, oficialmente, el 04 de Marzo de 1.960, hoy brinda el servicio educativo en el Nivel Inicial (Salas de 4 y 5 años); Nivel Primario y el Nivel Secundario.

Corría el año 1957 cuando se exteriorizó la fervorosa fe de un grupo de miembros de la Iglesia Adventista de Salta, que aspiraban a que sus hijos recibieran una educación cristiana. Sueños y fe vieron la respuesta en el año 1960, tiempo en el que inició sus actividades la Escuela Adventista Bartolomé Mitre. Las voces de un puñado de niños llenaron las aulas, en la modalidad plurigrado, y el patio durante los días de clases. Sus padres decidieron enviarlos, a pesar de no contar la Escuela con autorización oficial y conociendo, por ello, el requisito de que al fin del año escolar los alumnos debían rendir un examen global en condición de libres en una escuela pública o bien serían evaluados por la inspectora zonal con un grupo de maestras externas, situación que se repitió un par de años.

Así, se constituyó en la primera escuela de régimen privado confesional no católica en la provincia de Salta. Funcionó, en la modalidad de plurigrado de 1ro. a 3er. grados, en contra turno, con un número de 18 alumnos. La primera directora y maestra fue la Srta. Hilda Farfán.

Ediliciamente contaba con dos aulas, sanitarios, patio escolar abierto y compartía el uso del Templo con la Iglesia. En recursos humanos inició con una Maestra a cargo de Dirección.

En 1961 el número de alumnos incrementó a 24, distribuidos siempre en plurigrados. Entre sus primeros alumnos se encuentran Juan Pablo Diaz, actual profesor de Historia y la Prof. Marta Pertussi, quien supo desempeñarse como Supervisora del Ministerio de Educación de la Provincia de Salta.

Gradualmente y conforme iban promocionando los primeros niños, se completó año a año la oferta educativa primaria obligatoria hasta el 7mo. grado, con la inclusión del Jardín de Infantes y del Pre-Jardín. Luego, en 1998 con la implementación de la Transformación Educativa se amplió al 8vo. y el año siguiente al 9no. año de la Educación General Básica.

El año 2004 vio la transformación a Colegio Adventista Bartolomé Mitre, por la apertura del Nivel Polimodal.

Bajo la dependencia del Colegio y en el ámbito de la Iglesia Adventista de Limache, el 26 de Abril de 2005, inició sus actividades el Anexo Jardín de Infantes “Abejitas Laboriosas” en la zona sur de la ciudad. La apertura se enmarcó dentro del Proyecto Plantando Escuelas, al que adhirió con entusiasmo la Iglesia local, con el trabajo sostenido de los hermanos, el apoyo de benefactores y luego de dos años de trámites, trabajos de adecuación edilicia, adquisición de materiales de enseñanza, etc. un grupo de niños pudo contar con esta escuela de carácter misionero. Hasta el año 2009, estuvo bajo la administración del Colegio.

Iniciando el 2013, el Colegio cuenta con una matrícula de 530 alumnos desde Pre-Jardín al 5to. año del Nivel Secundario..

El plantel de personal está compuesto por 51 personas entre directivos, docentes y auxiliares.

En cuanto al crecimiento edilicio la década del 70 vio concretar la construcción de una nueva aula en el primer piso, una oficina para Dirección y un patio cubierto. Los memoriosos recuerdan que fue necesario arrancar el árbol de paltas existente hasta esa época.

Ya para la década de 1980 se construyó un aula adicional en el primer piso. En tanto en el año 1992 se construyó una cocina.

Las Actas de la época, reflejan que a fines de 1993 las autoridades eclesiásticas superiores deciden cerrar la Escuelita por insolvencia económica, situación que se había agravado los últimos años con la decisión del gobierno de dejar sin efecto la subvención que aportaba a la Escuela. Ante esta situación un grupo de miembros de la Iglesia Adventista de Salta propusieron, ante las iglesias del distrito y las autoridades de la Misión Argentina del Noroeste, un plan de emergencia alternativo de funcionamiento a fin de evitar el cierre.

Aprobado el plan, que consistió en que los docentes trabajaran en un régimen especial de voluntariado con un reconocimiento mínimo y en algunos casos ausente, donando los conceptos por sueldos durante los meses de receso del verano, aguinaldo, etc. más el apoyo de las iglesias a través de sus miembros para realizar refacciones y construcciones edilicias.

Es así que durante los meses del verano 1993/94 los padres, alumnos, ex-alumnos, dirigentes y miembros de iglesia en un trabajo conjunto y solidario concretaron las siguientes obras edilicias significativas que aportaron funcionalidad edilicia y mejor presentación. Remodelación del edificio: división para habilitación de dos nuevas aulas, cielorraso en el techo de cuatro aulas, pintura general total, revoque de paredes y cielorraso, enrejado de ventanas de aulas del primer piso, reemplazo del sistema de iluminación. Además se construyó: una escalera de acceso norte a las aulas del primer piso, aumento y nivelación de las paredes linderas del patio escolar, nuevo mástil para la bandera, etc. Se adquirieron computadoras, sillas, material didáctico y se alquiló un local para el funcionamiento del Pre-Jardín de Infantes (Sala de 4 años).

Paralelamente se hizo un fuerte trabajo de concientización de la importancia de la educación adventista en las distintas iglesias de la ciudad, ya que el alumnado había quedado reducido a 50 niños.

Con renovadas esperanzas y el firme compromiso de directivos, Junta Escolar, docentes, iglesia y autoridades de la Misión Argentina del Noroeste, el inicio del período lectivo 1994, con 120 alumnos, marca una nueva etapa en la vida de la Escuela.

A partir de 1995 y hasta 2010 se habilitaron otras dependencias, hasta contar con doce aulas, una sala de biblioteca, cinco oficinas, tres oficinas para celaduría, sanitarios en planta baja, entrepiso y 1er. piso, patio abierto.

Siguiendo la impronta de crecimiento, en el año 2012 se incorporó una propiedad contigua, bajo la modalidad de alquiler. Allí de trasladó el funcionamiento de las Salas de 4 y 5 años del Nivel Inicial. El nuevo ámbito o permite, además, ampliar el espacio para la práctica de educación física.

En 2013 se cuenta con las siguientes dependencias: cuatro oficinas para administración; una para psicopedagogía; tres para preceptorías, una para capellanía, además de los sanitarios en los distintos niveles.

Actualmente es un colegio que se ha instalado en la comunidad, bien conceptuado por las autoridades educativas de la provincia, y reconocido como colegio religioso por padres y público en general, quienes aprecian el trabajo en valores y contención que se hace en un ámbito espiritual, en pro del alumno.

Dios mostró, desde el inicio de vida del Colegio, que tenía más bendiciones que su apertura, para la obra educativa local. El anhelado sueño de alumnos, padres, docentes, miembros de iglesia, autoridades eclesiásticas y ex alumnos, vio su cristalización con el funcionamiento del Nivel Secundario de tal manera que sus hijo siempre pedieran estudiar en un colegio cristiano.

Por la gracia de Dios se vislumbra un Colegio en busca de la excelencia, teniendo siempre en claro que …“En el sentido más elevado, la obra de la educación y la de la redención son una, pues tanto en la educación como en la redención ‘nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo’” (La Educación, pág. 13)